El comediante Jimmy Morales, presidente electo de Guatemala

Finalmente, el comediante e inexperto político Jimmy Morales es el presidente electo de Guatemala, tras imponerse ayer en al segunda vuelta de los comicios generales. Ahora enfrentará una compleja situación para cumplir su compromiso de combatir la corrupción, en un país sumido en la pobreza y la inseguridad.

Morales, un derechista de 46 años, arrasó en el balotaje con casi 70% de los votos frente a su contrincante, la ex primera dama socialdemócrata Sandra Torres.

En su primera comparecencia pública, el mandatario electo ratificó que su prioridad será el combate frontal a la corrupción, tras los escándalos que provocaron la renuncia y encarcelamiento del expresidente Otto Pérez.

Pérez se vio obligado a renunciar en medio de la indignación popular surgida por las denuncias de que encabezó una red que defraudó las aduanas nacionales.

La presión por conseguir resultados en sanear el manejo de los recursos públicos hace vislumbrar que será ese uno de los mayores desafíos para el futuro presidente, quien contará con solo 11 diputados del partido derechista FCN-Nación de los 158 escaños del Congreso.

Morales anunció anoche que su equipo económico se reunirá hoy con el Congreso para discutir las prioridades presupuestarias del próximo año, en las que incluyó el combate a la desnutrición, el abastecimiento de los hospitales con medicinas y el apoyo a los productores.

Adelantó también que su equipo de transición se encontrará de inmediato con el presidente interino Alejandro Maldonado, quien asumió el cargo tras la renuncia de Pérez, para preparar el camino de su toma de posesión el 14 de enero.

Un 54% de los 15,8 millones de guatemaltecos vive en condiciones de pobreza, mientras el país registra unos 6.000 muertos al año por la violencia, uno de los índices más altos de Latinoamérica.

Al mismo tiempo, la educación está desfinanciada y los hospitales públicos sufren por falta de medicamentos, con el agravante de que el país tiene una de las recaudaciones tributarias más bajas del continente, de cerca de 10% del producto interno bruto.

Author:

Share This Post On